¿Sabemos estudiar?

Según una noticia publicada por el diario El Mundo, el 25% de los alumnos sufren el problema de no saber estudiar correctamente. Consecuencias profesionales y familiares que llegan a convertirse en el punto detonante de las relaciones familiares, que casi siempre acaban en discusiones por los desacuerdos entre los padres y los hijos.
Muy común es escuchar “se me dan mal los estudios”, “el profesor me tiene manía”, “no se pone”…
Normalmente creemos que nuestros hijos no estudian por pereza, que tienen falta de voluntad o incluso que no tienen la capacidad suficiente, pero los educadores aseguran que no siempre son estos los principales problemas, sino que a veces se cuenta con problemas secundarios que son incluso, mas importantes como el saber estudiar, la concentración o la falta de autoestima.
Nos encontramos a mitad del secundo trimestre escolar, ¿están todavía a tiempo de salvar el curso? Según los educadores, es el momento perfecto para cambiar nuestra actitud y aptitud y con esfuerzo y dedicación salvar la otra mitad del curso. A principio de curso los niños están desconcertados, nuevos compañeros, nuevo curso y nuevos profesores, por eso a veces es normal, que el alumno tenga peores resultados en el primer trimestre. Ahora que estamos entre febrero y marzo, los alumnos se ponen en serio, pueden remediar los resultados catastróficos anteriores.
Lo que hay que tener presente es que no siempre la culpa es del hijo, sino que los padres también tienen que dedicar tiempo en la educación de sus hijos. Una de las partes mas importantes de la educación es la dedicada a los estudios. Tenemos que enseñar a nuestros hijos métodos de estudio.
También el profesor influye de manera directa en el alumno. Estos deben darse cuenta cuando un niño esta teniendo dificultades para comprender el temario o cuando la falta de concentración esta afectando directamente en sus notas. Aunque también es cierto que las notas no lo son todo. Es posible que las notas no reflejen el esfuerzo.
La lectura y la compresión es otro de los puntos claves en los estudios de nuestros hijos.
En conclusión el camino hacia el éxito escolar se basa en:
– motivación
– no etiquetar al alumno
– idear un plan y una meta
– elegir: estudiar en lo que mas te guste