Los recortes en sanidad la hacen retroceder hasta 2007

Después de perder casi 7200 millones de euros la sanidad pública española tras cuatro años de recortes, en un presupuesto que antes estaba infrafinanciado, ya no soporta más tijeretazos. Se está mirando hasta el más mínimo detalle para recortar gastos, a la considerable reducción de las plantillas de los centros, los copagos farmacéuticos y al aumento de las listas de espera se le suma los recortes de material, comida y limpieza de los centros de salud.

Los expertos alertan que estos recorten pueden hacer mucho daño y dañar gravemente la calidad del sistema nacional de salud. Muchos servicios periféricos se están degradando y en algunos centros están llegando a faltar mantas, pijamas, sabanas… En el Hospital Clínico de Valladolid apareció el pasado mes un cartel en el que alertaba a los pacientes que debían “traer de casa las almohadas que cada uno estime oportuno” ya que solo se proporcionaría almohadas a los pacientes ingresados en el hospital. El cartel fue retirado en cuanto trascendió a la opinión pública.

Unido a estas faltas de material no sanitario se une pequeñas carencias de material sanitario que complica el trabajo de los médicos y que suponen una pérdida de la calidad del servicio. El material de peor calidad, la reducción en la higiene de los hospitales por los recortes en los servicios de limpieza, los sanitarios de guardia sin cena, pacientes sin merienda, centros cerrados por la tarde… Son pequeños detalles que hacen retroceder la sanidad española a niveles de 2007.