El fútbol es menos moroso con Hacienda

Sin duda, uno de los organismos que más dinero deben a Hacienda, y por lo tanto, a todos nosotros, es uno de los sectores donde más dinero se mueve, y paradójicamente, donde los empleados más dinero ganan: el fútbol.

Siempre ha estado en el ojo del huracán y en boca de todos según se han ido sabiendo cifras de lo que adeudan los clubes a Hacienda y la Seguridad Social. Poco a poco, y con un ritmo más lento que el que un trabajador cualquiera haría por su bien, los clubes de fútbol en España han reducido la deuda, que sigue siendo estratosférica.

A fecha de ayer mismo, la LFP lanzó un comunicado para anunciar que a fecha de 30 de junio, la deuda con Hacienda ascendía a 452 millones de euros. ¿Qué quiere decir esto? Que durante la temporada 2013/2014 se ha reducido en 165 millones lo que los clubes deben ‘pagarnos’. En total, un 25% de lo que quedaba a deber, por lo que a este ritmo, en 2018 el fútbol será un negocio y deporte limpio.

Bien es cierto que en los últimos años se ha reducido la deuda con la Agencia Tributaria de forma considerable, y ya quedan lejos los más de 700 millones de euros que los clubes de la Primera y Segunda División Española debían al estamento público.

Para llegar hasta aquí, muchos clubes han pasado y siguen en proceso de Ley Concursal, con personas especializadas en temas económicos que controlan de manera cercana todos los movimientos en materia de gastos e ingresos de los clubes adheridos a ellos: Racing de Santander, Rayo Vallecano o R. Betis bien saben lo que es eso.

¿Acabará el fútbol masculino de élite siendo un deporte limpio y sin deudas? Hacienda está para ello, pero los dirigentes deben dar un paso al frente, y parece que viven demasiado bien así…