Derrota histórica de Brasil ante Alemania por 1-7

Nadie preveía lo que iba a suceder ayer por la noche en Belo Horizonte, ni los más sabios del mundo futbolístico intuyeron que la anfitriona y gran favorita para ganar su mundial de Brasil fuese a perder contra Alemania por 1-7.

Brasil ya nunca será lo mismo desde el partido de anoche, nada mas comenzar el encuentro se intuía que Alemania iba a por el partido desde el inicio, nada de esperar como se había comentado, tal es así que a la media hora de partido el marcador ya era de 0-5. Drama nacional. Aficionados llorando desde el segundo gol, caras de incredulidad ante lo que estaban viendo en directo, una Alemania arrolladora pasaba por encima de una Brasil muy mermada físicamente y sin ideas ante un equipo que lo tenía claro. Comenzó la segunda parte y Alemania no se vino abajo, quería más, quería humillar a Brasil en su casa y lo consiguió. Resultado final 1-7 en el marcador.

Ayer Brasil hizo que el famoso “Maracanazo” de 1950 se quedase pequeño y se auto inmolase ante millones de espectadores, que muchos no lo saben pero ayer vivimos algo histórico. Ningún equipo había metido tantos goles a su contrario en una semifinal de un mundial y menos a la gran favorita, Brasil. Un echo que se recordará para siempre y que como bien decían ayer, será difícil que se vuelva a repetir.

Disturbios en Sâo Paulo tras el 1-7

Los aficionados de Brasil no se fueron a sus casas a descansar tras tal repaso futbolístico, decidieron desahogarse por las calles de Sâo Paulo con todo lo que encontraban a su paso, contenedores, escaparates destrozados y 15 autobuses incendiados así como numerosos hinchas detenidos por peleas y altercados. Aficionados que no representan ni de cerca a la gran mayoría de amantes del fútbol, que hacen ver este deporte como algo que provoca violencia, ni mucho menos. Hay que erradicar del fútbol a este tipo de aficionados que usa como excusa la derrota de su equipo para poder realizar destrozos “justificando” su desahogo.

Anoche se volvió a revivir aquella frase de Gary Lineker cuando Inglaterra perdió contra los Germanos en el mundial de italia 90el fútbol es un deporte en el que se juega 11 contra 11 y siempre gana Alemania“.Amén.