Aumenta la morosidad de las hipotecas a causa del paro

Tras siete años de crisis económica y unas tasas de desempleo que dejan desamparadas a familias enteras ha hecho que entre 2012 y 2013 haya subido un 42% el saldo de créditos impagados. El paro de larga duración es el que explica esta situación, en España se deja de pagar cualquier cosa antes que la hipoteca aunque esta tendencia está acabando y las familias no tienen más remedio que dejar a deber sus hipotecas con los bancos.

La tasa de morosidad de las entidades que cotizadas en el Ibex 35 (Santander, Bankia, Sabadell, BBVA, CaixaBank, Banco Popular y Bankinter) han pasado de tener una tasa de morosidad en las hipotecas del 0,5% a un 4,5% en 2012 y si se tienen en cuenta las viviendas que el banco se adjudica porque considera imposible el cobro de la hipoteca la tasa de morosidad de las hipotecas podría superar el 10%.

Los expertos coinciden en que el problema de trasfondo tras los impagos de las hipotecas es el paro de larga duración, ya que existen alrededor de 700.000 hogares que no reciben ningún tipo de ingreso. A pesar de que en España las hipotecas era lo último que se dejaba de pagar y que en caso de impago se responde con todos los bienes, las cuentas de los bancos también están sufriendo la inestabilidad social que está viviendo el país.

La situación que vive España es similar a la que vivió Irlanda donde la crisis inmobiliaria estalló antes y donde la tasa de morosidad por impago de hipotecas llegó al 18,4%. Los créditos que tienen mayor morosidad de media son aquellos que se concedieron por un valor superior al de tasación del inmueble, los considerados “prestamos cayene” que servían para comprarse coche y casa y que tienen una morosidad del 45%.